Hace unos días estaba en la peluquería, en esas tardes eternas, en la que prácticamente sólo las mujeres entendemos por qué demoramos tanto, cuando escucho una conversación: “Qué tengo que...