Haciendo realidad el futuro del trabajo

Haciendo realidad el futuro del trabajo

La experiencia del cambio – Una mirada personal de la transformación digital en RRHH

Visité Perú por primera a principio de año, persiguiendo la aventura de viajar y disfrutar en primera fila un recital Arctic Monkeys.  Viajé sola a un país desconocido, sabiendo que me recibía una hermosa experiencia. Un viaje que pensé tendría una fuerte carga personal, tuvo también mucho crecimiento en el ámbito profesional. Hoy me doy cuenta de que los mundos personal y profesional se entrecruzan más de lo que creo, o incluso son uno solo.

A mediados de año volví a Perú, esta vez por desafíos del negocio. Luego de esta segunda visita,  puedo hacer un análisis de lo que significa ser un Consultor Funcional Regional en una organización que otorga las oportunidades para llevar adelante tu rol, desde el sitio que sea, ya sea en Uruguay, Chile, Argentina u otro país de la región.

Pasaron cosas importantes, probablemente cosas que no imaginé sucederían, pero se dieron. Soy una convencida de que somos arquitectos de nuestro destino y el esfuerzo invertido a través de los años, pero sobre todo la fuerza de los últimos meses se ve traducida en resultados.

Mi segundo viaje a Perú perseguía dos objetivos: iniciar un proyecto para RRHH en uno de nuestros clientes y realizar un evento sobre la innovación para las áreas de talento.

El primer desafío  constó de dar inicio – de la mano de Microsoft – a la implementación de Microsoft Talent, proyecto desafiante e intrépido, que entiendo tiene muchísimo potencial de éxito y todo el equipo local de Arkano está empujando para que eso suceda. Este proyecto tiene como foco ayudar a una organización reconocida en Perú a transformarse digitalmente, a automatizar procesos y a descentralizar el conocimiento e información. Confiaron en la solidez de Dynamics 365 for Talent y sus soluciones accesorias como ser PowerPlatform. Trabajar con equipos peruanos es considerablemente diferente que otros equipos del territorio, su prolijidad y suma estructura hace que la dinámica sea muy organizada y bien definida.

Este desafío tiene un gran impacto en mi carrera profesional, es que ser un agente de cambio te desafía constantemente e incluso invitar a que otros lo sean, también implica un lindo reto. El trabajo del equipo local tiene sus frutos y se ve claramente en la empatía, eso se genera con contacto humano y proximidad.

El otro objetivo, y que se estructura principalmente sobre el anterior, fue el evento The Future of Work que tuve el honor de liderar en las oficinas de Microsoft Perú. Esta charla tuvo como propósito contagiar la energía que se necesita para trabajar en Transformación Digital, solventada por una solución tecnológica muy potente: Dynamics 365 for Talent. Fue un placer contar con interlocutores que invitaron a cuestionar y reflexionar sobre las infinitas posibilidades de implementar soluciones tecnológicas para resolver problemáticas operativas y administrativas, así como a repensar el rol del colaborador de Recursos Humanos.

Si alguien me hubiera preguntado hace un tiempo sobre mi rumbo, seguro que no hubiera contestado estar aquí. Con ganas de aprender, de crecer, de contagiar a mi equipo y a todo intrépido que quiera unirse a la aventura.

Como conclusiones importantes que me dejaron estos viajes:

  1. Conversas con colaboradores del equipo local, esto te empuja al intercambio, te nutre y por default quien se nutre; crece.
  2. Te conoces vos, pones en práctica todas las habilidades blandas y técnicas. Estás expuesto a una constante interpelación, que te obliga a esforzarte, a desafiarte y a alcanzar la mejor versión de persona que podés ser hoy.
  3. Conoces una cultura nueva, no sólo por la gastronomía o por alguna diferencia de diálogo. Te metes en las organizaciones (por lo menos en mi rol) y conoces la impronta, la cultura de la empresa y terminas haciendo una lectura organizacional de una corporación que está circunscripta a una cultura distinta a la tuya, es muy loco.
  4. Conoces la impronta cultural de la empresa en la que vos estás involucrado, pero que a la distancia no es posible de palpar. Te metes ahí y entiendes cómo funciona, los roles – líderes implícitos y explícitos, cómicos y sabios. Entonces también haces una lectura de la empresa de la que formas parte, y eso sí que hace crecer.
  5. Este es más personal y probablemente a vos que estés leyendo esto pueda no pasarte, pero te enamoras de un país del que cada vez que te tienes que despedir te cuesta, porque te sentís parte y quieres seguir siendo parte. Formando parte de un equipo que agradece recibirte y se emociona cuando te vas. Un equipo que hace del día a día una delicia, que laburar sea un evento afortunado en la vida.

Las dos veces que me tuve que despedir de Perú, volé con un nudo en la garganta. Y ahora, entre lágrimas y un vuelo demorado, estoy con esa sensación de abandonar algo que no debería, pero asimilando que en algún futuro estaré acá.

El resumen es; viajar te obliga a crecer y vas a estar siempre fuera de la zona de confort. Pero; ¿qué más lindo?

Share This